Incremento de las ventas, aumento de la productividad de los empleados, reducción de los costes, facilidad de acceso a la información o mejora del servicio al cliente, entre las principales “ventajas percibidas”

Cuatro de cada cinco PYMEs de todo el mundo perciben “importantes beneficios tangibles” tras afrontar un proceso de digitalización, según se desprende del estudio global realizado por IDC para SAP. Dichas ventajas competitivas están relacionadas con aspectos tales como:

  • Incremento de las ventas
  • Reducción de los costes
  • Facilidad de acceso a la información
  • Mejora en el servicio de atención al cliente
  • Mayor productividad de los empleados. 

“Para las PYMEs, la digitalización podría percibirse como un coste a la hora de hacer negocios, cuando los números demuestran que debe ser un paso obligatorio para todas aquellas que deseen maximizar su crecimiento y sus niveles de rentabilidad, indicaron los autores del informe para añadir a continuación que dicho trabajo “demuestra que las empresas más pequeñas están siendo más proactivas y siguen una estrategia a la hora de decidir su inversión en tecnologías digitales”.

Precisamente, algunas de las características comunes de dicha estrategia que quedan a la luz gracias a este trabajo realizado con pequeñas y medianas empresas repartidas a lo largo de 13 países repartidos por todo el mundo son:

  •   Las pymes están adoptando un enfoque “práctico y táctico“ en la  transformación digital. Alrededor del 44% está invirtiendo en tecnología para tener un efecto inmediato a la hora de apoyar los procesos actuales.
  • Las organizaciones medianas con plantillas de entre 500 y 999 trabajadores tienden más a adoptar una visión a largo plazo. Cerca de la mitad de las que participaron en el estudio (46,5%) apuntó que su participación activa en la economía digital será esencial para la supervivencia de la compañía en los próximos tres a cinco años. Poco más de un tercio (38,2%) de las pequeñas empresas con menos de 100 empleados, tenía el mismo parecer.
  • La utilización de la nube para la implementación ha simplificado la transformación digital para las empresas más pequeñas: dos de cada cinco indica que el despliegue de la primera solución ha sido más fácil de lo esperado inicialmente, o no ha requerido ningún esfuerzo adicional.
  • El uso de software colaborativo, así como de aplicaciones de e-commerce y de gestión de las relaciones con el cliente (CRM) está muy extendido entre las pymes. Estas aplicaciones a menudo sirven como puntos de entrada al mundo de la transformación digital. De las empresas más pequeñas, una de cada tres, señaló que prefería que estas aplicaciones se ofrecieran en modo cloud.

Casi tres cuartas partes (73%) de las empresas que han adoptado aplicaciones digitales indican que vieron cumplidas o superadas sus expectativas con respecto a las inversiones en tecnología.

En definitiva,las PYMEs de todo el mundo cada vez más están reconociendo los beneficios de la transformación digital y continúan añadiendo recursos tecnológicos avanzados a su actividad”, sentenciaron los redactores del informe.