El total de usuarios que se han visto afectados entre abril de 2016 y marzo de 2017 creció en un 11,4%. España ocupa el octavo puesto de todo el mundo en secuestro de datos en ordenadores en el último año

El impacto financiero medio de un ataque de “ransomware” (secuestro de datos) sobre una compañía sobrepasa los 600.000 euros, según ha desvelado el estudio “Global IT Security Risks Survey 2017” de Kaspersky Lab y B2B International

Dichos ataques cibernéticos como el ya famoso ‘WannaCry‘ -propagado a nivel mundial el pasado 12 mayo- “han evidenciado que el ransomware es un problema real y que puede afectar a cualquier compañía en el mundo”, ha asegurado el director general de Kaspersky Lab Iberia, Alfonso Ramírez, en un comunicado facilitado por la compañía.

De hecho, 200.000 sistemas de 150 países se vieron afectados por este virus, según datos de la entidad, lo que propició que numerosas empresas “se vieran forzadas a parar su actividad y a incurrir en costes para solucionar las incidencias” y recuperar la normalidad.

EL ‘EFECTO WANNACRY’

Asimismo, las cifras obtenidas desvelan que el 63 % de todos los ransomwares identificados en equipos infectados en todo el mundo han sido del tipo WannaCry.

Para los autores del estudio, el ransomware “es un problema real y afecta a todo el mundo”

Según la nota, el número total de usuarios que se han visto afectados por algún tipo de secuestro de datos entre abril de 2016 y marzo de 2017 creció en un 11,4 % respecto al año anterior, pasando de 2.315.931 a 2.581.026 en todo el mundo.

También se ha disparado la actividad de ransomware móvil en el primer trimestre de 2017, con 218.625 paquetes de instalación de troyanos móviles, lo que supone una cantidad 3,5 veces superior al del trimestre anterior, según la compañía.

LA SITUACIÓN EN ESPAÑA 

España ocupa el octavo puesto entre los países con mayor proporción de usuarios afectados por ataques de secuestro de datos en ordenadores en el último año, ha indicado la compañía, mientras que en las listas de naciones más afectadas en 2015 y 2016 no aparecía entre los diez primeros puestos.

Además “la amenaza continúa evolucionando para ser más sigilosa y más destructiva” y, según datos de Kaskersky, “se dirigen cada vez más a las empresas en lugar de a individuos” porque el potencial de rescate “es mucho mayor”.

Autor: AGENCIA EFE